Tatuajes (II): Dónde hacerse un tatuaje, quién no debe hacérselo y posibles complicaciones.

hacerse un tatuaje

Siguiendo con nuestra mini-guía sobre los tatuajes, en esta segunda parte hablaremos sobre las condiciones de los locales y sobre las posibles complicaciones que puedan aparecer al hacerse un tatuaje.

  • Dónde y quién: 

Las condiciones sanitarias e higiénicas del artista profesional y del establecimiento están reguladas, por tanto, ningún local puede abrirse sin autorización previa de Sanidad. Los pigmentos deberán estar correctamente etiquetados y autorizados y el tatuador debe haber realizado un curso de formación específica homologado por la Dirección General de Salud Pública que deberá mostrar a petición del cliente. Debe estar vacunado contra la hepatitis b y el tétanos y deberá lavarse las manos con agua y jabón antes y después de cualquier actividad e incluso durante, si éste fuera interrumpido durante la elaboración. Además, como medida de seguridad e higiene, deberá usar siempre guantes de un solo uso.

Sigue leyendo

Tatuajes (I): Lo que debes saber antes de hacértelos

tatuaje

Hoy en día los tatuajes son cada vez más habituales y entre sus adeptos, la población juvenil es la principal consumidora. En la mayoría de los casos, los tatuajes se realizan con una clara finalidad decorativa en el cuerpo y en el rostro. En cambio, en labios, cejas, pestañas y pezón-areola, así como en postcirugía y post traumatismos suele buscarse una finalidad cosmética. Mencionar también el objetivo reparador de los tatuajes en algunas enfermedades dermatológicas como: vitiligo, piebaldismo, halo nevo, cicatrices, queloides, alopecia areata y xantelasma.

Las personas, antes de realizarse un tatuaje, deberían reflexionar sobre los pros y los contras del mismo. Hacerse un tatuaje no es una decisión que deba tomarse a la ligera, dejándonos llevar por los impulsos. Por eso, una vez tomada la decisión, es conveniente meditar acerca del dibujo, el tamaño y la zona del cuerpo que se va a ser tatuada, teniendo en cuenta que, aunque el tatuaje es vitalicio, la intensidad del color se va perdiendo con el tiempo y los gustos van cambiando con la edad.

Sigue leyendo